Reporte Día 1 – Ultraman Canadá 2011

31 07 2011
Imagen de previsualización de YouTube



ULTRAMAN CANADA 2011

29 07 2011

Llegó más rápido de lo pensado. No termino de recuperarme de una carrera y ya estoy en otra.

Para colmo siempre aparece algún ingrediente. En el UM Hawaii 2009 fue el corte en el pie con sus 8 puntos y esta vez la ceniza volcánica que canceló vuelos e hizo que esté escribiendo este post sin haber llegado aún a Penticton.

Situaciones así le da un sabor especial adicional a estos desafíos.

Espero poder recuperar algo durmiendo bien esta noche y mañana llegar a tiempo con todos los preparativos.

Por suerte, Andrea Kardos quien me tripulara el año pasado y participa este año me acaba de mandar un mail diciéndome que quedaban pocos Ensure en el WalMart y que me los iba a comprar. Steve Brown, organizador del UM Canada me está llevando el kit y los elementos mañana al desayuno y charla previa. Dos muestras del espíritu OHANA (familia) que reina en el Ultraman. Un lujo.



Ironman Austria 2011

20 07 2011

Una paliza al cuerpo atrás de otra. 18 días después de Epic5 corrí IM Brasil y ahora Ironman Austria que sería el décimo Ironman en 12 meses.

Viajando a Europa por British Airways, conocí una nueva clase a bordo. Ni primera, ni business, ni turista, Inodoro Class!!!! Casi me muero!!! Me la pasé en el baño las más de 10 horas de vuelo. Mortal aunque vino bien para sacarme algo del peso extra que llevaba. El rebote en el peso era lógico ya que después de las carreras que mencioné antes, entrené muy poco o casi nada.

Carísimo el pasaje de Munich a Klagenfurt en avión por lo que fui en el tren lechero que tardó 5 horas pero se aguantó.

Me esperaba la gente de Ken Glah en la estación y me llevaron al hotel. Muy lindo, ubicado a unos 3 km aproximadamente de la línea de largada.

Armo la bici y se la dejo al mecánico para ir luego a registrarme y retirar el kit que como siempre en Europa son muy completos incluyendo mochila.

De vuelta en el hotel y revisando las cosas, noto que el número que me habían entregado no era el mío y parto a la expo a cambiarlo.

Me encuentro en plena gestión cuando lo encuentro a mi gran amigo Luis Álvarez. Venía de correr Coeur d’Alene el domingo anterior y después de Austria seguía para correr Zúrich. Me voy con él y me acerca al centro de Klagenfurt en donde me quedo dando una vuelta para conocer.

Gran papelón cuando cruzo la calle y me para la policía por haberlo hecho en rojo. Le explico que lo hice porque no venía nadie pero no hubo caso. Me retaron como a un chico, diciéndome que esas señales son internacionales y bla, bla, bla. Me puse colorado, pedí disculpas y seguí.

Tenía que hacer lo más importante, comprar regalos para mis hijos.

Terminé las compras y comí algo rápido. Me los cruzo a los Galarraga y nos vamos a tomar un café. Nacho me pregunta por mi bici porque le parece haber visto en el hotel que le pusieron un cartel diciendo que las ruedas no sirven.

En el hotel el mecánico me explica que es un problema con los rulemanes y que no los arregló porque sabe que mucha gente no quiere que le toquen la bici antes de correr. Finalmente me decido y le pido que las arregle.

Pasta party, lo veo a Luis en el VIP y me hace sentar con él en la mesa en donde están los organizadores y algunos PRO. Nos quedamos un rato y nos fuimos enseguida después de comer.

Sábado normal con entrega de bicis a la tarde. Todo muy bien organizado. Hasta te daban bolsas para proteger cada bici durante la noche. Las mismas se encontraban en un rollo gigante y todas con logo.

Le daban mucha importancia al tema seguridad y al igual que en Niza, nos sacaron una foto con la bici, además de chequear el chip escondido en el número.

Esperando el transfer de Ken, nos quedamos charlando con Silvio Romano, su mujer y con el australiano que de casualidad estaba en el mismo TriClub que Darren Morris a quien conocí en el IM China y luego corrimos juntos el de Australia en Port Macquarie. Pequeño mundo!

A comer y a la cama. Lo único que me hacía un poquito de ruido es que no iba al baño fruto de lo que tomé para parar lo que tuve en el avión.

Nunca me sentí tanto de frío en la previa a largar un IM. Suele hacer un poco de frío pero enseguida la temperatura sube. Esta vez lo sentí hasta que me puse el neoprene. Antes de eso había revisado la bici y por suerte estaba OK.

Al agua. Había muchísima gente, más de dos mil corredores y también muchos espectadores.

El circuito era un rectángulo. En la primera recta me costó un poco zafar de la gente pero poco a poco lo fui logrando.

El tramo hacia la izquierda fue mejorando, más despejado y ya el tercero mejor aún y rapidísimo, sobretodo la última parte en donde entrábamos a un canal que sirve para drenar cuando el nivel del lago sube.
El tiempo final (1:12) no estuvo mal para lo nulo de mi entrenamiento.

Transición OK. Un poco larga pero larga para todos. Tiempo: 5:42

Bici muy rápida, demasiado. Iba volando. Al principio estaba contento pero después me empecé a preocupar porque era demasiado bueno y me dije “mejor guardar algo para después”.

Lo bien que hice porque se puso un poquito más áspero.

Las vistas inmejorables, pueblitos espectaculares. La vista al lago alucinante. Mucha gente alentando.

Las trepadas no eran para tanto. Dura la segunda pero se hacía. Extrañé mi piñón 28.

En una parte no se sentía el viento pera debía ser un falso plano porque no pasaba de 28. De locos!
Al menos estaba compensado por la una vista con las montañas con picos de roca gris sin nieve y bien punteagudos.

Primera vuelta en 2:50 aproximadamente.

Special needs ni bien empezaba la segunda vuelta y a seguir. Primer tramo igual de rápido pero empecé a guardar algo antes.

Todo bien en la esta segundo vuelta. Excepto las cuestas que fueron terribles, me cuestioné incluso caminar la última parte de la más dura pero no hizo falta. Qué paliza y cómo dolían las piernas! Otra vez la misma historia, quedaría algo para la maratón?

Entro a T2 listo para largar la bici y me llevo la sorpresa que la tengo que dejar yo en el rack. Primera vez que me pasa.

T2 rápida y a correr. Muy lindo circuito. 98% flat salvo unas pequeñas cuestitas.

Primer tramo en la dirección de mi hotel y vuelta. Voy a buen ritmo, pasando gente. Pero trato de contenerme. Cómo me cuesta! Y eso que sé que después lo pago. Tanta experiencia al pedo…

Vuelta hacia la zona de la largada/llegada pasándola para ir hacia el centro de la ciudad bordeando el canal. En parte, un circuito similar a la maratón del IM Frankfurt pero no tan lindo.

Sigo bien. No cruzo ni a Nacho ni a Silvio.

Faltando unos 3 ó 4 km para llegar al retome lo veo a Silvio y no le digo nada. Pongo como objetivo alcanzarlo o al menos descontarle. La parte de la ciudad muy linda porque pasamos por la calle principal, una avenida ancha peatonal con gente tomando algo en las mesas al aire libre. Muy pintoresco. Llegamos hasta el dragón de la plaza principal y lo rodeamos a modo de retome. Volviendo sobre la principal, había una campana para hacerla sonar cuando uno ya iba camino a la llegada.

Voy a buen ritmo, creo que descontando y termino la primera vuelta en alrededor de 1:50.

Antes de terminar la vuelta lo veo a Nacho que venía sólido y estimé que iba a terminar en un sub 9:30. Gracioso por habíamos hablando eso el día anterior, como un límite difícil de alcanzar.

Me encuentro otra vez en el tramo en dirección hacia el hotel y me agarran unas incontenibles ganas de ir la baño. Paro en el puesto de asistencia pero el baño estaba ocupado y con la espera perdí como 6 minutos. Eso me sacó de ritmo y de ahí en mas hice lo que pude.

Volviendo para la ciudad y aproximadamente en el mismo lugar que había cruzado a Silvio en la primera vuelta, me pega el grito Luis Álvarez. Venía caminando, su idea era terminar así la maratón ya que había corrido un IM la semana anterior y tenía otro la siguiente.

Me contó que cuando salió del agua su tubular estaba pinchado y no tenía repuesto. Por suerte el circuito pasaba por la puerta de su hotel por lo que rodó hasta ahí y lo cambió. Me acompañó un km y siguió caminando.

Un ratito antes lo veo a Silvio por enfrente. Me había sacado unos 500 a 800 metros respecto a la primera vuelta. Me puse contento por él porque iba a hacer un carrerón.

Seguí hasta el retome, estaba cansado. Salté para la foto en la campana aunque no me la sacaron y emprendí la vuelta tratando de no bajar el ritmo e incluso de aumentarlo muy poquito a ver si llegaba a un sub 11 pero las piernas no daban. O daban y me falló la cabeza? Difícil saberlo. Uno siempre se frena por miedo a no terminar.

Placer inmenso a medida que iba descontando kms y me aproximaba a la meta.

Finalmente ya estoy en zona de llegada doblando a la izquierda en vez de a la derecha para los que le faltaba la otra vuelta.

Levanto un poco. Veo un tipo en el “chute” y no llegaba a pasarlo hasta que se pone a saludar a diestra y siniestra. Fuiste, aceleré y lo pasé. 11:08 con una maratón mejor que la del IM Brasil. Feliz!!!

Cervecita sin masaje porque había mucha cola para ducharse (exigencia en IM Zúrich, Frankfurt, acá y seguro que en Regersburg también).

El container ducha era un kilombo, si bien había duchas para hombres y mujeres, el lugar era tan chico que todos estaban en bolas esperando mezclados.

A buscar las cosas y esperar a la gente de Ken Glah para volver al hotel.

IM 25 adentro o 30 si tomamos Epic5. 10 en 12 meses o 7 en 3. Locura!!!!



¿Nacidos para correr? Segunda parte

15 07 2011

Siguiendo el post anterior ¿Nacidos para correr?, les paso otro video. Esta vez sobre los indios Tarahumara: Superatletlas de Sierra Madre.

Imagen de previsualización de YouTube



Epic5 – Sexta parte

11 07 2011

Día 4 – Maui

Datos al empezar el día:

Distancia acumulada: Nado:11,4 km, Bici: 540 km, Corrida: 126 km
Horas de sueño: 5
Sueño acumulado: 19 horas
Clima : 23º C de mínima y 26º C de máxima.
Calorías consumidas acumuladas: 13959
Altura acumulada: 5144

Para Jason, Maui es la isla más linda. No voy a negar que sea linda pero me quedo con Molokai.

Debo haber sido uno de los últimos en abandonar la habitación. Me vino muy bien dormir una hora más (5 en vez de las cuatro de las noches anteriores).

Josef y su Team ya estaban en el auto. Partimos para el aeropuerto que estaba a unos 15 minutos.

Otra vez la tortura de ver como nos revisaban las bicis. Uno no se acostumbra, es siempre el mismo stress.

En el hotel había tomado solo un café y en el aeropuerto apareció Jenn con una especie de bolas de fraile que estaban bárbaras. Comí 3 ó 4 pero no alcanzaron. Tenía hambre!

Jason nos hizo una mini charla mientras esperábamos que nos llamaran para abordar.

En parte pidió disculpas por los imponderables como por ejemplo que no aparecieran algunos de los tripulantes lo que significó mayor trabajo para los que si lo hicieron y algún que otro roce o vacío de asistencia en algún momento.

Un vuelo muy agradable con excelentes vistas. En Maui ni bien aterrizamos, arrasamos con un Starbucks y nos fuimos a buscar el equipaje. Estaba todo.

Christian se llevó una flor de sorpresa cuando vio que gran parte de sus compañeros del cuartel de bomberos habían venido a apoyarlo. Estaba muy emocionado.

Nos esperaba un minibús para llevarnos Camp One. En USA se festejaba el día de la madre y durante el corto trayecto a la playa, Jason nos informó que era un día muy especial porque la madre de Chet estaba muriendo. Nos quedamos todos helados. Chet estaba sentado entre nosotros.
Agregó que a modo de homenaje, iba a terminar la carrera. Impactante.

En la playa había un gazebo con varios mecánicos por lo que nos desentendimos del armado de las bicis.

Todavía no sé cual fue el motivo pero largada se demoró bastante. Tal vez faltaban llegar algunos tripulantes. Tiff, el mío, estaba.

Hacía muchísimo calor y temíamos una durísima carrera por este motivo.

Al lado del gazebo estaba desparramado todo el equipaje, lo que hacía que el lugar pareciera un campamento gitano.

Otro círculo con una pequeña plegaria y al agua. El circuito era un triángulo formado por la playa, un velero y una boya. 7 vueltas y media para cumplir la distancia (que fue mayor).

Nos tiramos al agua y fue un placer. Bajó la temperatura del cuerpo enseguida. El agua estaba realmente agradable.

Imagen de previsualización de YouTube

Doy la primera vuelta y me da la sensación que la distancia era mayor. Algo no cerraba.

Finalizando la cuarta le pego el grito a Ian Adamson que estaba filmando y sigo. Parece que no fui el único porque cuando terminé la quinta me dijeron que hiciera una más y afuera. Así y todo tardé un montón.


Voy corriendo para T1 (trote suave obviamente…) y ahí estaba Josef descansando y comiéndose una terrible pizza. Yo no me había percatado de ese hecho pero cuando pasé junto a él, me ofreció y por supuesto acepté. No sé si fue bueno porque me quedé con ganas de bajarme una entera yo solo!

Largo la bici, y fue ahí en donde me dí cuenta que había sido un error el haber nadado con la calza de ciclista. Tal vez para un Ironman está bien pero para varios seguidos, el roce se nota y este día fue especial.

Salimos de la playa hacia la derecha y fueron aproximadamente unos 16 kilómetros, parte de los cuales transcurrían por una zona residencial muy exclusiva y estaban llenos de trepadas cortas pero seguidas que más tarde íbamos a tener que sufrir en la maratón.

Pasando esta zona complicada todavía quedaban un par de kilómetros en donde la calle iba sobre las rocas, al borde del mar y por un camino sinuoso muy lindo.

Josef y Christian estaban delante, fuera de mi campo visual por lo que me llamó la atención cuando Tiff empezó a tocarme bocina diciendo que el retome era ahí y que los de más se habían pasado.

Vuelta por el mismo camino, pasando por Camp One y atravesando una zona con más población y por ende con más tráfico. Transitaba esa sección cuando me da alcance Josef y un rato después Christian.

En esta parte era difícil recibir abastecimiento por lo que no tuve noticias de mi tripulante. Lo encontré al final de esta avenida/ruta. Hacía calor pero no tanto como el que sentimos antes de entrar al agua. El viento daba en contra y a partir de ese punto vendría de la derecha.

La molestia que ocasionaba la ampolla era importante y no me permitía estar sentado. No encontraba una posición cómoda por lo que la única opción fue pasar mucho tiempo parado en los pedales.

Una lástima porque si bien había viento, era poco comparado con los días anteriores y daba para hacer un buen tiempo o al menos algo mejor o aceptable.

Difícil explicar lo que venía después, entramos en una zona rocosa para bordear una península. Siempre aparecía una curva nueva acompañada de su pequeña pared montañosa, cubierta con una malla de alambre para evitar de derrumbes.

Luego siguió una zona relativamente plana que nos llevaba a la parte más linda de la isla con unas vistas exquisitas, no solo por la vegetación sino porque dejaba ver a lo lejos el mar bien picado y algunas de las otras islas.

Para variar, en Hawaii todo lo lindo viene acompañado de trepadas y esta no fue la excepción.

Lo expuse en pocas palabras pero estamos hablando de varios kilómetros para disfrutar de estas vistas y encontrar el retome.

En lo que para mí era una larguísima trepada lo veo a Josef que venía a fondo, aprovechando la bajada y el viento a favor. Rato después lo cruzo a Christian que estaba haciendo los últimos metros de la trepada para luego disfrutar de la bajada en la que vi a Josef.

Seguía pasando más del 90% del tiempo parado en los pedales, pasando mi preocupación por la maratón. Quedarían piernas?

Devoro los kilómetros faltantes y llego al retome en donde me esperaba Tiff. Un poco menos de la mitad adentro.

Encaro la vuelta y el único recuerdo que tengo es el de la molestia. Lo único a favor fue el viento que me ayudó para poder pasar más tiempo sentado.

Ya empezaba a caer el sol y pasando la zona de la península, paré para poner las luces y encarar un último tramo con viento en contra.

Último esfuerzo de una hora o más y me saqué la bici de encima. Repetimos el mismo trayecto que a la ida, pasando por Camp One y llegando hasta al fondo para lo que tuvimos que cruzar la zona residencial con trepadas. No daba más!

Bajé de la bici con el inmenso deseo de ponerme los pantalones de running para aliviar la molestia. Pero no pudo ser, se habían llevado todo el equipaje al hotel!!! Por suerte las zapatillas y la remera estaban en el auto.

La bronca duró unos segundos y pasó. Ahora a correr para terminar esto de una buena vez!

Salí hacia la izquierda acompañado por Tiff que se la bancó bastante bien. Quería hacer 6 km conmigo más los 6 de la vuelta. Estaba cansado de pasarse el día sentado en el auto y necesitaba moverse.

Otra vez, eran unos 14 km para un lado y 28 para el otro.

Aproximadamente un kilómetro antes de que Tiff pegara la vuelta, me encuentro a Laura y a Suly que estaban esperando a Josef. Cambiamos unas palabras, acepté los frutos secos que me ofrecieron y seguí camino.

A poca distancia estaba también la tripulación de Christian, formada por sus compañeros del cuartel bomberos y acompañados por Tim y Morgan que venía haciendo de pacer.

Ya solo y a punto de llegar al lugar en donde durante la bici el viento empezó a dar de costado, lo veo venir a Jason encarando la última parte de la bici. Ambos paramos y nos cruzamos un par de palabras de aliento.

Como iba a pasar un rato antes de que Tiff volviera, decidí seguir corriendo hasta donde me diera la gana. Por otro lado no encontraba el retome, entonces qué mejor opción que seguir corriendo? Total 42km son 42 km para el lado que salgan.

La ruta, N Kihei Rd, era una boca de lobo, cero iluminación excepto la de los autos de tanto en tanto. La banquina era buena y entonces le di sin asco.

Me sentía bien, todavía el efecto de la bici no me afectaba. Claro, se reservaba para el mejor momento.

En determinado punto, entendí que era prudente volver y pegué la vuelta. Había hecho 10km en vez de 7…

Hacía rato que estaba sin agua y comida y lo empezaba a sentir. Tiff, en dónde estás?

Apareció media hora después. Entre su vuelta corriendo y yo que me pasé, le fui difícil encontrarme. Me hidraté y comí algo para poder seguir.

El peristaltismo me estaba traicionando y tuve que hacer una escala técnica en la playa. A esa hora, los baños públicos están cerrados.

Presto atención cuando paso por Camp One pero nadie había terminado todavía. Los cruzaría más adelante y efectivamente así fue en plena zona de repechos.; a Josef faltándole uno 8 ó 9 km y a Chris más tarde faltándole unos 11.

Traté de trotar en todas las subidas y si no lo lograba por lo extensas, al menos intentaba llegar hasta la mitad para luego caminar. El cansancio se estaba haciendo presente y la bici me se estaba cobrando lo suyo.

La zona final estaba extremadamente oscura y metía miedo. Le dije a Tiff que me esperara, hice menos de un kilómetro y volví.

Si había sido difícil hacer las cuestas antes, ahora era una tortura. Estaba agotado pero había que terminar. En esta instancia, me resultaba difícil trotar las subidas, lo hacía solo la primera parte.

Agotador para Tiff también ir a esa velocidad esperándome.

Fue gracioso en un momento en plena cuesta eterna dentro de la zona residencial, pasa una patrulla policial y el tipo detiene la marcha para preguntarme si estaba bien y si el auto que estaba adelante estaba conmigo. Me puse en el lugar de él, es lógico, se cruza con un idiota en ropa de dudoso gusto y que además está corriendo a la una de la mañana. Me parecía que se merecía una explicación y se la di. Creo que fue peor, jajajjaajja! Impagable la cara cuando le conté de qué se trataba Epic5.

Escala técnica nuevamente escondiéndome de la policía. Una multa por estar con las partes al aire en plena noche no estaba en mis planes.

Últimos kilómetros. Me paso de Camp One para cumplir la distancia y me acompañan Morgan y Tiff. Lo cruzamos a Jason que venía terminando los primeros 14 km y volvemos todos juntos.

Aproximadamente 2:20 AM termino la maratón. A-go-ta-do!!!

Por suerte Morgan me ayudó a guardar la bici, cosa que a esa altura demoraba bastante tiempo. Todos los movimientos son en cámara lenta fruto del cansancio.

Dada la hora, Jason decidió que para el quinto día iba a tomar el vuelo siguiente y largar más tarde. Me pareció que era bueno que todos hiciéramos lo mismo.

Fuimos para el hotel, se suponía que dormía en la misma suite que Josef y equipo pero fue imposible localizarlo.

Morgan me salvó la vida ya que no solo me abrió las puertas de su habitación que compartía con Tim, sino que durmió en el sofá dejándome la cama. Un campeón! Muchas gracias nuevamente Morgan!

Sigue…