Ironman Frankfurt 2010 – Primera parte.

29 07 2010

Estaba anotado para correrlo en 2009 pero con la falla congénita de cuore que me detectaron ese mismo año después de Brasil y comenté en mi relato del Ultraman, tuve que desistir. Otro tanto me pasó con el IM Lakeplacid y con Furnace Creek 508.

Ahora vine por la revancha. Por suerte junto con la inscripción había pagado 7 euros de seguro de cancelación y con eso, al estar sold out, solo tuve que pagar el Premium que solicitaba Ken Glah por sus slots disponibles. En enero de este año confirmé mi participación. Dudé un poco porque era el domingo siguiente al del Ironman Niza.

Estuve hasta último momento coordinando fechas para hacerlo coincidir con reuniones de trabajo.

Finalmente hice Niza Frankfurt llegando el miércoles anterior a la prueba. La bici demoró en salir pero llegó. Me esperaba Ty del equipo de Endurance Sports Travel (Ken Glah).

Llegamos al hotel enseguida, el aeropuerto está a unos 15 km de la ciudad. Ya era tarde para comer y me sugirió que cruzara hasta la estación de tren que estaba llena de bolichitos para picar algo. Yo tenía más ganas de un grande latte en Starbucks que de algo sólido.

Llamadas a casa y a la oficina. El problema de Europa es ese, la diferencia horaria con Buenos Aires te mata y terminé acostándome tardísimo todas las noches.

Jueves a la mañana Ken llevaba gente a nadar y al mediodía a hacer el recorrido de la bici pero no me interesaban ninguna de las dos cosas. Prefería armar la bici y cambiarle el tubo a la rueda delantera.

Para Niza el tubo de adelante estaba justo y no lo cambié. Alcanzó para toda la carrera y para conservar mi invicto sin pinchaduras en competencia pero cuando fui a buscar la bici al parque cerrado, estaba desinflado. Después revisé y perdía en el pico.

Armé la bici y me fui a la expo para registrarme y ver que vendían. Estuve un rato largo hasta que entendí como corno sacar el boleto de subte en la máquina en alemán.

La expo muy buena, aunque estaban terminando de armarla. La registración fue rápida, muy buen kit. Otra vez con mochila.

Tuve que pagar la maldita licencia diaria que costó 15 euros. Si lo incluyeran en la inscripción sería menos irritante.


Como contrapartida es de destacar que nos daban un pase gratis para todo el transporte público. Además te llevaban y traían en Bondi desde T1, que estaba alejado de T2, todos los días para ir la práctica de natación y el sábado se agregaba un camión para llevar la bici en forma muy segura.

Mientras conversaba con un venezolano, me encontré un par de argentinos, Martín Aragno entre ellos.

Vuelta al hotel para que Thomas, el mecánico de Ken, me revisara y ajustara la bici. Encontró que el descarrilador trasero estaba demasiado tirante.

Faltaba cambiar el tubo, le muestro los que tenía de repuesto y me sugiere comprar uno nuevo. Vuelta a la expo a comprar el tubo. Me querían cobrar 21 euros por pegarlo. Volví al hotel, le pedía a Thomas el inflador y se ofreció a dejarlo en una rueda para estirarlo.

Volví más tarde a buscarlo para terminar el trámite pero ya lo había hecho él. Ofrecí pagarle por el servicio pero se negó. Alemanote macanudo.

Bicicleta lista.

Viernes sin demasiado para comentar. Me di otra vuelta por la expo y por el centro de Frankfurt. Muchísimo calor.

A la tardecita fui al briefing y como era la previa al partido Argentina – Alemania, se encargaron de gastarnos. Pusieron en pantalla un boarding pass a Buenos Aires con el nombre de Maradona.

Confirmaron lo que ya se venía hablando: prohibición de usar wetsuits. También nos comunicaron que el recorrido de la bici iba a tener 5 km más por reparaciones en la autopista.

Pasta party más tarde en el mismo lugar. Comida excelente, nada de platos recalentados como nos tienen acostumbrados siempre. Valía la pena y le entré a todo, incluyendo la cerveza. No fue mi caso pero si querías la podías pedir sin alcohol.

Sábado. Ken nos llevaba las bicis y las bolsas. Seguía haciendo mucho calor.

Chequeo completo, tenía miedo por el casco que tiene una pequeña rajadura en la parte aero que no afecta la seguridad del mismo. Pasó la prueba. Foto con la bici como en Niza por seguridad y adentro.

Me acompañó una voluntaria hasta el rack de mi bici y no se despegó hasta que me fui. Me dijo que tenían instrucciones de hacer así. Ningún atleta podía estar solo en la transición para evitar problemas.


El casco tenía que quedar colgado de la bici. Como no me iba a cambiar después de nadar, tenía que dejar la bolsa al lado y te daban un cajón plástico para ponerla. Además taparon todas las bicis con unas bolsas de plástico porque estaba pronosticado tormenta para esa noche.

Salí de ahí esperando terminar de combinar con Toni y Ferrán, compañeros de haima en Marathon des Sables, para ir a almorzar. Quedamos en encontrarnos justo en el arco de llegada.

Ellos habían llegado la noche anterior y estaban un poquito demorados con el trámite de las bicis. Finalmente nos encontramos y perdimos bastante tiempo buscando un lugar para comer. El problema es que éramos muchos porque venían con 3 españoles más y sus novias. Muy buen grupo.

Pedimos la comida en el momento que empezaba el partido Argentina-Alemania y el mozo no daba pie con bola. Estaba hasta las manos.

Terminamos de comer como a las 5. Los acompañé al hotel para buscar unas cosas que me había mandado Josef y me fui para el mío a comprar y preparar las special needs y la comida y líquido que debía poner en la bici.

Sigue…


Acciones

Informacion