Ironman France – Nice – 27/06/2010 – Última Parte

14 07 2010

Los tiempos se habían ido para arriba. Proyectando, pensaba terminar en 6 horas 30 pero por suerte me equivoqué.

Quedaban 40 kilómetros, los primeros 20 con bajadas muy técnicas y el resto con inclinación a favor o llano.

Como decía, las bajadas eran muy técnicas y no son mi especialidad. Hay algo que me dice que vaya despacio y le hago caso. En algunas curvas por más que frenaba, la fuerza centrífuga me tiraba más de la cuenta. Por suerte eran curvas hacia la montaña y no hacia el valle.

Algunos iban muy descontrolados, demasiado para mi gusto, tanto es así que en una de las curvas me pasaron por la derecha. Muy peligroso.

Me sentía entero, no sentí tan dura la diferencia de cassette y ya había recuperado algo de tiempo. Las cosas estaban mejorando, solo tenía que meterle pata hasta T2. Lo aconsejable es ir más tranquilo en los últimos kilómetros de la bici para bajarse más fresco a correr pero en ese momento quedaba mejor en los libros que en la realidad.

Llegué a la transición en 6 horas 13. Muy contento.


El Garmin me marcó un poco menos, no sé si no tienen que corregir el algoritmo porque no es la primera vez que cuando hay mucha subida me marca de menos. Igual se puede apreciar la altimetría.

T2 normal. Un poquito más corta que la otra y a correr.

Por las dudas que el Forerunner 305XT se colgara como le paso a varios en Brasil, en la bici fui con el Edge 705 y luego de haber visto tanto seguridad para las bicis me preocupé y lo desenganché. En otras carreras lo dejo en la bolsa dentro de los zapatos de la bici pero acá decidí llevarlo conmigo para dárselo a Annie.

Habíamos quedado que el lugar de encuentro era la esquina del hotel. Pasé y no la ví. Como la vuelta de bici era única, supuse que se había ido a dormir y había seguido de largo.

La maratón es recontraflat a lo largo de la Promenade des Anglais hasta el aeropuerto. Hacía bastante calor y el día estaba impecable casi sin nubes.

No sé de donde había sacado que eran solo dos vueltas. Llegué al aeropuerto (mitad de la vuelta) y el Garmin me marca 5 km, no entendía nada. Por dónde nos mandarán para hacer lo que falta? Veo que hay un pequeño desvío y supuse que ahí estaba lo que faltaba. Me equivoqué, el recorrido volvía enseguida a la rambla.

Detecto un español, le pregunto y me responde: Hombre! Son 4 vueltas!!!
Ahora sí!

Se hacen largos los 5 km cuando se ve la meta a lo lejos. En casos como este trato de no mirar al horizonte y fijar la vista en lo que tengo más cerca. Funciona!

El calor se sentía, corrí todo el tiempo excepto en los pocos metros de los puestos de hidratación en donde religiosamente tomaba agua y Gatorade además de mojarme la cabeza. No estaba para geles y los reemplacé con bananas.

Se acercaba el final de la primera vuelta, paso por el lugar acordado y tampoco la veo. Ya me empecé a preocupar. Termino la vuelta, me ponen la banda elástica correspondiente y sigo.

Esta vez, al pasar por el hotel si la veo y le dejo el Edge. Doble tranquilidad, ver que estaba bien y sacarme el aparato de encima.

El calor me estaba pegando y recordé un libro sobre Badwater que se corre en Death Valley en pleno julio con más de 50 grados de temperatura. En una de las ediciones fueron rociando a uno de los corredores con agua en todo el cuerpo y eso hizo que bajaron los tiempos notablemente.

Salvando las distancias, empecé a usar las duchas dispuestas por la organización. La idea era que uno pasara corriendo y siguiera, yo paraba y me empapaba bien. El agua estaba realmente helada y sacaba el aire pero el efecto en el cuerpo era notable.

Con este sistema me siento muy bien en la segunda vuelta y lo cruzo a Pablo Segura, corredor de la Marathon des Sables y con quien compartí gran parte de la etapa larga de 82 km.

No altero en nada el esquema de alimentación y bebida, así como el de duchas y sigo avanzando a paso constante.

Terminando esta segunda vuelta veo que el reloj de la llegada marca las 9 horas 30 de carrera. A partir de ahí me propuse bajar las 4 horas, me interesaba más eso que el tiempo final. Hacía rato que se me negaba ese tiempo, en parte por meter tantas carreras por año y también por causa del espolón que me dejó anulado todo el 2008 y el 2009 en la parte de recuperación.

Sentía un poco de dolor en las piernas y empecé a trabajar el bocho. Esto es un paseo comparado con los 84 km del UltraMan, no seas cagón!

Pensaba también en que esta carrera era la primera de 4 con miras a recaudar fondos para la Fundación Flexer y las Damas Rosadas con el Proyecto FC 508. Se cruzaban por mi cabeza los chiquitos enfermos de cáncer que atienden en la fundación, los bebés prematuros que cuidan las voluntarias Rosadas, etc. No tenía derecho a quejarme sino la obligación de agradecer la oportunidad de estar en un lugar increíble, haciendo lo que me gusta.

Lentamente el dolor fue cediendo.

Lo vuelvo a ver Pablo promediando esta tercera vuelta un poco más cerca y como no veía las bandas elásticas que tenía, no sabía si estaba como yo, mejor o peor. Ante la duda apuré el ritmo.

Termino la vuelta y veo 10 horas 34 en el arco. Había perdido unos minutitos pero estaba bien, me daba más resto para la última vuelta.

Solo 10,5 km me separaban de la meta, nada. Me propuse firmemente no solo no aflojar sino apurar.

Apuro y veo que puedo, era una estructura mental que pude romper. A Annie le digo que me espere al costado de la llegada que iba a tratar de estar de vuelta entre 50 minutos y una hora.


Pude cumplirlo. Hice una muy buena ultima vuelta con split negativo. Era increíble como iba volteando muñecos que me habían pasado antes. No solo los pasaba sino que los dejaba atrás.

Fueron pasando los kilómetros y ya no quedaba nada. Acelero un poco más en los últimos dos kilómetros y mucho más cuando entro en el pasillo que te lleva a la meta. Annie amaga a venir conmigo pero no la dejo. Tenía miedo porque en varios IM han cambiado las reglas y te descalifican si cruzás la meta acompañado.

Ironman número 21 adentro. Más que satisfecho. Terminé la maratón en 3 horas 54 e hice un tiempo final de 11 horas 33. Carrerón para lo que esperaba antes de largar.

Según el chip, los splits de la maratón fueron los siguientes:

RUN SPLIT 1: 5.25 km 5.25 km (25:36) 4:52/km
RUN SPLIT 2: 10.5 km 5.25 km (27:01) 5:08/km
RUN SPLIT 3: 15.75 km 5.25 km (28:35) 5:26/km
RUN SPLIT 2: 21.1km 5.35 km (29:54) 5:35/km
RUN SPLIT 2: 26.35 km 5.25 km (32:15) 6:08/km
RUN SPLIT 3: 31.6 km 5.25 km (32:37) 6:12/km
RUN SPLIT 2: 36.85 km 5.25 km (31:33) 6:00/km
RUN SPLIT 4: 42.2 km 5.35 km (27:26) 5:07/km
TOTAL RUN 42.2 km (3:54:57) 5:34/km

Lo más importante es que recuperé varias posiciones:

General /Age-Group
Swim 998 / 203
Bike 1070 / 207
Run 658 / 131

Según lo anterior, en la pata pasé a 412 de la general y a 76 de mi categoría. Estoy volviendo de a poco a correr como se debe y tal vez el fondo ganado en la Marathon des Sables tuvo bastante que ver.


Acciones

Informacion

3 respuestas a “Ironman France – Nice – 27/06/2010 – Última Parte”

17 07 2010
Adrian Cora Decunto (18:16:15) :

Juan,
Muy buen relato y que carreron!!! Me dieron muchas ganas de hacer esta carrera a pesar del calor y las bajadas tecnicas. Ya veremos!

Exitos en el Ultraman

Adrian

17 07 2010
Juan A. Craveri (18:23:41) :

Hacela que vale la pena!!!! Yo fui asustado y no es para tanto. Solo tenés que cuidarte un poco no yendo demasiado rápido y estás.
Abrazo,

Juan

23 05 2011
Luciano (16:29:33) :

Me encanto la nota, y que excellente carreron como ayudan los 84k del ultraman, que ya una maraton parece poca cosa, que bueno me alegro juan un abrazo !