Puede un ministro de la Nación tomar partido?

30 09 2009
Crédito:  Telam

Crédito: Telam

Estamos todos saturados con los cortes en las autopistas y en las calles. Cortes totalmente ilegales y antidemocráticos que alteran y complican nuestra vida diaria. Más aún, los mismos son generados por una minoría ridícula.

Ante esto esperamos la reacción de la autoridades y esta no aparece. Más bajo no podemos caer.

Hablando puntualmente de uno de estos episodios, me refiero al de Kraft, no puedo dejar de leer y releer la nota que adjunto y que fuera publicada hoy en Infobae.com:

Tomada recalienta el conflicto en la planta de la ex Terrabusi

El ministro de Trabajo lanzó graves acusaciones a Kraft, en medio de la frágil tregua. La acusó de “intransigente”, de intentar “tomarse revancha” y de generar un “conflicto político”. Aclaró que él decidió reconocer a los delegados y dialogar sólo con ellos, pese a que fueron despedidos

El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, recalentó en las últimas horas el conflicto en la planta de la ex Terrabusi, con declaraciones que apuntaron a Kraft y, en menor medida, a los delegados. Las palabras del funcionario fuero pronunciadas en medio de una precaria tregua entre los directivos de la compañía alimenticia y los empleados, que permitió la reanudación de las actividades en General Pacheco.

En una entrevista con un diario porteño, el funcionario condenó con dureza a la compañía de origen norteamericano y censuró a los delegados que encabezaron la protesta. Hace más de 40 días que la planta fue paralizada por una toma, durante la cual hubo denuncias de presiones, amenazas y daños a la propiedad privada.

Carlos Tomada afirmó: “Acá ha habido una actitud de intransigencia patronal muy grande, a punto tal que cuando nos sentamos a negociar el lunes por primera vez un principio de solución, se reunió cada uno en una oficina separada en donde nosotros hacíamos de intermediarios”.

El ministro de Trabajo no dudó en manifestar que en el conflicto “la empresa decide tomarse revancha con trabajadores a los que acusa de haber roto y de no permitir la salida de directivos del establecimiento”.

“Este es un conflicto de otro orden, no es un conflicto laboral como en los que nosotros intervenimos para defender los puestos de trabajo”, manifestó Carlos Tomada.

Mientras los cuestionamientos de parte del funcionario nacional apuntaron a la compañía, la actitud violenta de los delegados y activistas que intervinieron en el conflicto no tuvo crítica en la larga entrevista que brindó al diario Página 12.

Es más, el titular de la cartera laboral respaldó a los delegados que tienen causas que tramitan en tribunales: “Reconocimos a la comisión interna como interlocutores. Siguen siendo los delegados para nosotros. Eso es lo más importante. Esos trabajadores están despedidos, pero nosotros los sentamos a la mesa y decimos que vamos a hablar con ellos

No solo las autoridades no hicieron nada para desactivar este conflicto en sus inicios y evitar de esta manera que pasara a mayores, sino que ahora culpan a la empresa.

Más allá de quien tenga razón, sean los trabajadores o la empresa; puede un ministro tomar partido de esta manera fogoneando aún más el conflicto?

Humildemente entiendo que lo puede pensar pero que esa opinion no debe trascender.


Acciones

Informacion

2 respuestas a “Puede un ministro de la Nación tomar partido?”

2 10 2009
Roberto Bruno (12:24:15) :

Un poco más de demagogia a las que nos tienen acostumbrados. Patético!!, Es como si el moderoador de un debate de repente le da la razón a uno de los participantes. O si querés, en una versión futbolera, como si el árbitro de un partido sale gritando el gol de uno de los equipos!!!

22 02 2010
Victoria (16:07:55) :

Mi comentario quizas sea una utopia, pero …¿no podemos juntar firmas y HACER UN JUICIO PENAL del pueblo contra los que nos gobiernan y NO nos defienden. Donde estan nuestros derechos?. Si dejaron avanzar tanto a los delincuentes, que apliquen la ley para el pueblo trabajador y decente y pongan presos a esos que juraron por DIOS y la Patria defendernos y velar por nuestros intereses, sea quien sea. Asi se resolverian muchas cosas, lo que pasa es que falta MORAL y DECENCIA.